Sin embargo, las empresas dicen que sus ingresos ya no crecerán 13% este año, sino 9.5%. Según el último sondeo de Apoyo Consultoría, al 57% de ejecutivos peruanos le preocupa “mucho” el ajuste de la demanda interna.

empresas

En agosto, la confianza de los empresarios para invertir aceleradamente en los próximos seis meses dejó de caer luego de tres meses de tendencia a la baja, según un sondeo realizado el martes último por Apoyo Consultoría.

De las más de 280 empresas encuestadas por la referida consultora en su Convención Anual SAE, un 15% afirmó que sus empresas acelerarán sus planes de inversión en los próximos seis meses, mientras que un 70% mantendrá su ritmo actual de inversión y un 15% lo reducirá.

“(En ese sentido) en agosto el índice de confianza empresarial, construido a partir de las cifras anteriores, mostró una ligera mejora respecto a julio, pero se mantuvo por cuarto mes consecutivo cerca de los niveles más bajos de los últimos dos años”, precisó Apoyo.

Cabe señalar que este índice medido tanto por el BCR (a través de la expectativa en la economía a tres meses), como por Apoyo, ha registrado un fuerte caída desde mayo. Incluso, en julio, según el BCR, la expectativa empresarial tocó el límite del tramo pesimista, y según Apoyo se ubicó en el plano negativo.

Por otro lado, los ejecutivos encuestados consideraron que los ingresos de sus empresas crecerán 9.5% este año y el próximo, lo que representaría una desaceleración moderada respecto al crecimiento de casi 13% alcanzado en el 2012.

Las razones
¿Por qué existe baja expectativa de inversión y de ingresos? Según Apoyo, a un 59% de empresarios le preocupa “mucho” la estabilidad política al 2014, y a un porcentaje cercano (57%) le preocupa “mucho” el ajuste de la demanda interna.

“Los cambios en el entorno internacional, las posibles políticas sectoriales que pueda aplicar el Gobierno y los cambios en la orientación de este preocupan (también) “mucho” a casi un 50% de ejecutivos consultados”, apuntó.

Si bien esta percepción empresarial fue medida luego de conocerse que S&P mejoró la calificación de la deuda peruana, el magro crecimiento del PBI en junio (4.4%) y la continuación de trabas a la inversión pública y privada posiblemente han jugado en contra.

El crecimiento en junio fue tan bajo (los bancos y analistas esperaban 5.2%), que algunos bancos ya empezaron a anunciar que ajustarían a la baja sus proyecciones de crecimiento del PBI para este año. Por ejemplo, el BCP -que espera que la economía crezca 5.8% al cierre del año- dijo que con el resultado de junio crecería 5.7% (asumiendo que en el resto de los meses no haya mayores sorpresas).

Fitch revisará nota del Perú antes de noviembre
La agencia calificadora de riesgo Fitch Ratings informó que a más tardar en noviembre revisará la calificación crediticia del Perú. El director principal de Calificación Soberana para América Latina de Fitch Ratings, Erich Arispe, indicó que la última revisión de la calificación del Perú se realizó en noviembre del 2012.

“Por regulación internacional tenemos que revisar la calificación y la perspectiva del país dentro de los 12 meses siguientes, por lo que podríamos pronunciarnos en noviembre de este año o antes”, declaró a la agencia Andina.

Fitch Ratings ratificó la calificación del Perú en grado de inversión el 9 de noviembre del 2012, preservando la calificación BBB para la deuda en moneda extranjera y BBB+ para las emisiones en moneda local, y manteniendo la perspectiva estable para su economía.

Erich Arispe refirió que en el Perú siguen destacando las fortalezas gracias a que no ha habido un cambio en el marco de la política macroeconómica, lo que le otorga credibilidad al país.

OPINIÓN
SE REQUIERE MÁS ACCIÓN QUE ANUNCIOS
Hugo Santa María
SOCIO DE APOYO CONSULTORÍA

Lo más relevante y alentador del sondeo es la ligera recuperación de la confianza empresarial. Sin embargo, para acelerar el crecimiento vamos a necesitar que esa confianza se siga recuperando, porque todavía está baja, en niveles del 2011.

Para recuperar la confianza sería importante que las autoridades mejoren sus manejos de comunicación. Hace apenas unos días, el propio presidente parecía más pesimista que el sector privado, cuando dijo que ya nos había llegado la crisis.

Por otro lado, si bien se ha dicho que va a haber más anuncios para incentivar la inversión, yo soy un poco más escéptico con respecto a los anuncios. Yo, más que anuncios, esperaría acciones más concretas, algún proyecto grande que se mueva. Por ejemplo, la nueva postergación de la concesión del gasoducto del sur no favorece a que mejore la confianza empresarial.

Fuente: Gestión