Para el gremio empresarial, los microempresarios no pagarían beneficios laborales a sus trabajadores y adeudos tributarios de su período informal si es que llegaran a formalizarse.

CCL pide amnistía tributaria y laboral para formalizar a mypes

Luego que la ministra de la Producción, Gladys Triveño, asegurara que en julio próximo se conocerían las modificaciones a la Ley Mype (Gestión 21.05.13), la expectativa se encuentra a flor de piel no solo en los microempresarios sino en todo el sector privado.

Una muestra de ello, es la carta enviada por la Cámara de Comercio de Lima al ministro de Economía, Luis Miguel Castilla, en la cual proponen una serie de temas pendientes urgentes a corregir con la nueva legislación ad portas de publicarse.

“Una de los temas principales es impulsar la formalización de las mypes”, dijo el gerente del Área Legal del gremio, Víctor Zavala.

En ese sentido, anotó que para la CCL, todo esfuerzo para atraer a la formalidad a las micro y pequeñas empresas, será infructuoso en la medida que no se establezcan mecanismos interesantes y atractivos para la regularización del período informal.

“Esto, principalmente en relación a los beneficios laborales y tributarios que se hubieran devengado”, dijo.

Al respecto, anotó que la propuesta gremial es contemplar la posibilidad de una amnistía laboral, tributaria y administrativa a fin de garantizar a las mypes que se formalicen, que no se les cobrará beneficios laborales ni adeudos tributarios del período informal.

“Es como empezar de fojas cero. Es necesario decirle a las mypes que no van a ser responsables de los beneficios laborales ni tributarios anteriores a condición de que se formalicen”, dijo Zavala.

Se requiere aclarar
Otras de las sugerencias realizadas por la CCL, está relacionada el caso de los trabajadores contratados por las mypes, antes que el Registro Nacional de Micro y Pequeña Empresa (Remype) entre en vigencia en octubre del 2008.

Según Zavala, actualmente los trabajadores de más de 5,000 mypes “se encuentran en el limbo” pues fueron contratados entre el 1 y el 19 de octubre del 2008, período en el que por demoras de la autoridad correspondiente (Ministerio de Trabajo) y no de las empresas, el mencionado registro aún no funcionaba.

“El problema se va presentar el día que estos trabajadores se vayan de las microempresas pues será cuando se den cuenta que no están ni en régimen especial ni en el régimen general.

Es decir, no tienen ningún beneficio que reclamar”, anotó.

En este contexto, y para evitar futuras contingencias laborales, la CCL sugirió la pertinencia de que se precise en las nuevas modificaciones de la actual Ley Mype, que estos trabajadores están comprendidos dentro del régimen especial.
“Solo así podrán respirar tranquilos y no se llevarán sorpresas más adelante”, concluyó.

LAS CLAVES
A la espera. Aún no se conoce cuál es el número exacto de mypes que se verían afectadas por la caducidad del régimen especial laboral dado entre julio del 2003 y setiembre del 2008.

Viejo pedido. La CCL volvió a plantear la necesidad de que la Sunat autorice a que las mypes sustenten gasto tributario a través de boletas de venta. Para el gremio la actual prohibición no permite que las mypes puedan exportar.

Menos plazo. Otra de los puntos críticos para las mypes es reducir el plazo para solicitar la devolución de retenciones y percepciones del IGV.

APUNTE
LA AMNISTÍA NO VA CON LA CARTA MAGNA
Jorge Toyama
ESTUDIO MIRANDA & AMADO

Personalmente creo que las amnistías son muy complicadas y hace muchos años en el Perú, este tipo de instrumentos son usados para temas de intereses y multas por no pagar tributos. Además de ello se podrían dar respecto de las deudas del Estado más no así de los trabajadores. En pocas palabras, de darse una amnistía sería inconstitucional. Ahora bien, creo que hay otras salidas alternativas a la planteada por la CCL. Una de ellas es la de incentivos comerciales y financieros. Por ejemplo, a aquellas mypes que tienen trabajadores en planilla, el Estado debería de ayudarlos para participar en ferias nacionales e internacionales, licitaciones y capacitaciones.

Fuente: Gestión